APAC


RECUPERACIÓN Y TRANSFORMACIÓN DE LAS PERSONAS PRIVADAS DE  LIBERTAD

METODOLOGÍA  APAC  (Asociación de Protección y Asistencia a los Condenados)

El hacinamiento de centros penitenciarios, la crisis de la criminalidad y la mal llamada inseguridad ciudadana  que existe actualmente en Puerto Rico es un reflejo de un fenómeno que está ocurriendo en todo el mundo.  La tendencia de los políticos en aumentar el tiempo de condena y aplicar condenas máximas, como respuesta a la exigencia de los grupos de presión y en especial de la sociedad, ha agravado la situación de hacinamiento y violencia en los centros penitenciarios que no cuenta con el presupuesto necesario para dar respuesta a tal problemática. Para mitigar tal situación se necesitan implementar programas de Justicia Restaurativa, que doten a la persona privada de libertad, de la capacidad de respetar las normas jurídicas y sociales que le permitan una vida en sociedad, como es la Metodología APAC, desarrollada por la Confraternidad Carcelaria de Brasil y otros países incluyendo EUA.

Podemos definir APAC, como un programa de Justicia Restaurativa basado en la valorización humana, el amor, la confianza y la disciplina, que ofrece a las personas privadas de libertad las condiciones para recuperarse, logrando así proteger a la sociedad y promover la justicia.  “La Metodología APAC rompe con el Sistema Penal vigente, cruel sobre todos los aspectos y que no cumple la finalidad principal de la pena: preparar a la persona privada de libertad para devolverlo en condiciones de convivir armoniosa y pacíficamente con la sociedad. La Metodología cuida en primer lugar de la valorización humana de la persona que erró y que, segregada o no, cumple pena privativa de libertad. Normalmente, los infractores condenados son discriminados en el más amplio sentido de la palabra.  La mayoría es vista apenas como criminales irrecuperables, basura de la sociedad y no como personas respetables en su dignidad como imagen y semejanza de Dios. Vale recordar la máxima: Todo persona es más grande que su propio error. Valorizar al ser humano, en su esencia, evangelizarlo, reconocerlo en un todo como hermano incluido en el plan de felicidad. Nadie nació para ser infeliz. La falta de conocimiento del amor de Dios para con los hombres es lo que primicia la ambición, la voluntad de tener, el inmediatismo, la adopción de rumbos inciertos que lo llevan fatalmente a la vida del crimen. Cuando se valoriza a otro, el beneficiado percibe en quien lo valoriza que el amor del Padre no establece discriminaciones y quiere la felicidad de todos sus hijos. Cuando esto ocurre, el proceso de evangelización ya está caminando rápido, fuerte y van creando raíces en la personalidad  del ser humano, liberándolo de todas las ataduras que lo esclavizan”

APAC es diferente a los enfoques convencionales para la rehabilitación del delincuente.  Es un proceso de transformación  espiritual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *